28
OCT
2013

El balance blancos

El balance de blancos es un parámetro en el cual la cámara puede corregir la variaciones en la temperatura de la luz y corregirlas. Es muy sencillo de entender si ponemos de ejemplo la luz de una vela. El color que emite es muy anaranjado, por el contrario un día nublado tiene un tono muy azulado. Estas variaciones de color, como medida se coje una barra de grafito negra a temperatura ambiente y se calienta. A medida que aumenta su temperatura cambia el color de la barra y con cada color se registra a que temperatura lo ha cogido. Por ejemplo el color rojo los coje a 1500º kelvin, pasa a un color anaranjado, después el blanco a 5500º k y a partir de ahí se vuelve de un color azulado.

images (1)

La cámara trae unos ajustes por defecto que podemos seleccionar. El tungsteno 3200ºK para luz de bombilla, el fluorescente 4000ºk, luz de día 5000ºk, flash 5500ºk,  nublado 6000ºk y luz de sombra 7000ºk. Es muy común usar este parámetro en automático y la verdad es que en un 90% de los casos funciona correctamente. En contra perdemos todo control y el peligro de no captar el color que nosotros queremos. Voy a poner un ejemplo clarisimo. En una puesta de sol con nuestro balance en automatico, la cámara buscara equilibrar el color a blanco y perderemos ese anaranjado tan fantástico que tiene. En cambio si forzamos en manual y seleccionamos  “sombra”, nuestra puesta de sol obtiene un color anaranjado espectacular. Igualmente si hacemos lo mismo con la luz de una vela y seleccionamos en nuestra cámara “sol” obtendremos un naranja de miedo.   Siempre sera en condiciones no habituales, donde el balance se equivocará o en esas tomas más creativas que buscamos transmitir alguna sensación.

_MG_2533

 

Es cuestión de gustos. Al realizar tomas en la naturaleza que tengan una tonalidad, un pelin anaranjada, le da más sensación de calidez. Debajo del agua el color es de un azul clarito que sino le indicamos a la cámara puede que no sea de nuestro agrado. No os dejéis perder los colores que nos regala el mundo

 



Publicado por Jordi Rios Vallvè en Articulo | Dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*



?>